Actualmente estamos viendo fuertes lluvias y nieve en todo Arizona, pero ¿qué significa esto para nuestra sequía en curso? Eso depende de si está analizando el problema a corto o largo plazo.

“Cada vez que podemos hacer que un sistema se mueva, especialmente durante el invierno, eso es una ventaja”, dijo Alex Young, meteorólogo principal de Phoenix del Servicio Meteorológico Nacional (NWS).

Con cantidades de precipitación por encima de lo que predijeron los modelos a fines del año pasado, Young dice que estamos viendo un impacto inmediato. “Incluso durante el último mes y medio, hemos visto que las condiciones de sequía, al menos en nuestra parte centro-sur del estado, han mejorado hasta donde no estamos bajo ninguna condición de sequía”, dijo.

En High Country, el meteorólogo principal de NWS Flagstaff, Brian Klimowski, dice que los niveles de la capa de nieve están casi un 200% por encima. Él dice que eso ayudará no solo a las condiciones de sequía actuales en el norte de Arizona, sino que también beneficiará al área en los meses previos al monzón. “Será absorbido por el suelo, muy lentamente, muy gradualmente durante los próximos meses”, dijo Klimowski. “Va a ser liberado en las corrientes de manera medida”.

Klimowski dice que si bien más nieve puede significar condiciones de conducción difíciles en este momento, a largo plazo significa una menor probabilidad de que se produzcan los tipos de incendios que dañaron gran parte del norte de Arizona la primavera pasada. “¿Están los árboles estresados por la sequía? ¿Están estresados los pastizales debido a la sequía? preguntó Klimowski. “En este momento, no estamos viendo muchos de estos impactos en este momento”.

Pero incluso a más largo plazo, tanto Klimowski como Young están de acuerdo en que se necesitarán varios años más de precipitaciones por encima del promedio para hacer mella permanente en las condiciones de sequía de nuestro estado. “Tendríamos que tener una lluvia superior al promedio en varias estaciones”, dijo Young.

“Creo que mucha gente está preocupada por esa sequía a largo plazo”, agregó Klimowski. “Lago Mead, lago Powell, eso llevará años para que esos recursos vuelvan a la normalidad”.