La capilla ardiente de Pelé, fallecido el pasado jueves a los 82 años, finalizó este martes tras la visita de 230,000 aficionados, según cálculos del club Santos.

A continuación, tendrá lugar un cortejo fúnebre por las calles de esta ciudad brasileña en dirección al cementerio donde será enterrado el tres veces campeón mundial con la Canarinha.

El velatorio montado sobre el césped del estadio Vila Belmiro, casa del Santos, donde el legendario delantero brasileño se convirtió en un icono mundial, ha estado abierto al público durante 24 horas y recibió la visita de autoridades y miles de aficionados.