Un segundo gran jurado optó por no acusar a un oficial de policía despedido de Tucson por homicidio involuntario después de que le disparó fatalmente a un sospechoso de robo en una tienda que usaba una silla de ruedas motorizada.

El Arizona Daily Star informa que el jurado de la Corte Superior del Condado de Pima el miércoles votó en contra del proyecto de ley para acusar a Ryan Remington.

Los abogados defensores alegaron que los fiscales estatales presentaron declaraciones engañosas al primer gran jurado.

La jueza de la corte superior del condado de Pima, Danelle Liwski, estuvo de acuerdo, pero creía que no lo hicieron deliberadamente. El mes pasado, Liwski accedió a la solicitud de la defensa de devolver el caso a un gran jurado nuevamente.

En un comunicado, la fiscal del condado de Pima, Laura Conover, dijo que “la notificación a las víctimas es nuestro enfoque y máxima prioridad en este momento, ya que el asunto continúa bajo nuestra revisión”.

Remington fue despedido en enero de 2022 por lo que la policía determinó fue uso excesivo de la fuerza. Estaba fuera de servicio y trabajaba en la seguridad de una tienda Walmart cuando se acercó a Richard Lee Richards, a quien un empleado había acusado de robar.

Las autoridades dijeron que Richards, que estaba en un scooter de movilidad, apuntó con un cuchillo a un trabajador cuando se iba.

Remington supuestamente ordenó a Richards que dejara caer el cuchillo y no entrara a otra tienda. Richards ignoró al oficial antes de que Remington le disparara varias veces y se cayera de su scooter, dijeron las autoridades.

Una demanda de derechos civiles presentada por la familia de Richards contra Remington y la ciudad de Tucson sigue pendiente en un tribunal federal.