Acompañada de líderes de padres de familia como Erika Araiza y Ramona Carrasco, Denisse “Bella” Ceballos-Viner envió un fuerte mensaje a la Gobernadora Katie Hobbs.

Por considerar que es una violación a su derecho de elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos, bajo el lema “Educación Para Todos”, grupos de padres de familia anglos, hispanos y afroamericanos, así como dirigentes de organizaciones comunitarias expresaron su indignación contra la gobernadora entrante.

Y es que  Katie Hobbs, en su propuesta de presupuesto presentada la semana pasada a la Legislatura, pidió la cancelación del programa Universal Empowerment Scholarship Account (ESA), conocido en español como Programa de Becas Universales o Becas de Empoderamiento, que permite a todos los estudiantes de Arizona de kínder a high school (grados k-12) tanto de escuelas públicas como privadas y charters, incluso a aquellos que toman clases en línea desde su casa, la posibilidad de recibir becas anuales de hasta $7,000 del gobierno estatal a través del Departamento de Educación, como apoyo para pago de matrícula escolar o colegiatura, gastos académicos y extra curriculares como tutoría y cuidado infantil, entre otros.

En conferencia de prensa padres de familia respaldados por algunos legisladores estatales, entre ellos el líder de la Casa de Representantes Ben Toma, quien no hizo uso de la palabra en el acto a pesar de ser “el padre” o autor de la ley HB2853 que dio vida a las becas ESA, representantes de Power to Parents (Poder a los Padres), Black Mothers Forum (Foro de Mujeres Afroamericanas) y algunos pastores cristianos retaron a la mandataria arizonense gritando al unísono: “ESA Must Stay” “(el programa) ESA se tiene que quedar”.

Aseguraron que actualmente alrededor de 45,000 niños  de kinder a high school en Arizona ya reciben esas becas, y que en total 1.1 millones a nivel estatal son beneficiarios potenciales, quienes corren el riesgo de perder ese beneficio si fuera aprobada la propuesta de la mandataria de quitarles los fondos.

“Estos niños, así como padres de familia, estamos aquí para decirle a la Gobernadora Hobbs que no permitiremos que elimine del presupuesto estatal las becas del programa ESA”, expresó Stacy Brown, madre de familia que moderó la conferencia con los medios.

Desigualdad y discriminación

Una de las oradoras fue Janelle Wood, directora ejecutiva del Black Mothers Forum, quien acusó a Katie Hobbs de: “Fomentar la discriminación y la desigualdad en Arizona, al intentar derogar el programa ESA que garantiza que todos los padres tengan la posibilidad de aspirar a una educación de mayor calidad para sus hijos; lo digo hoy recordando el legado del Doctor Martin Luther King Jr.”.

Abundó que, como siempre, las víctimas de esas injusticias serían las minorías, es decir, las familias latinas, afroamericanas y otras.

Recordó que este programa ha existido en Arizona durante años, pero antes solo estaba disponible para un grupo limitado de personas, por eso, dijo no entender, al igual que muchos arizonenses, por qué razón Hobbs se empeña en liquidar el programa ESA que ofrece igualdad en el derecho de las familias de elegir las escuelas de sus hijos y su método educativo.

Los contribuyentes mandan, no los políticos

“Educación para todos. Nuestros impuestos, nuestra decisión; nuestros hijos, nuestra elección. No nos quitarán las becas del programa ESA. A nuestros niños no se les toca”, advirtió en su alocución la activista y ex aspirante a Concejal de Phoenix por el distrito 8, Denise “Bella” Ceballos-Viner.

Dijo que su mensaje tiene destinatarios: Katie Hobbs y los políticos que con ella quieren derogar una ley que fue aprobada por los votantes, ratificada por la Legislatura y promulgada el año pasado por el gobernador en turno Doug Ducey.

Añadió que, con su petición de eliminar las becas universales, la gobernadora causaría estragos al sistema educativo de Arizona y sobre todo a los estudiantes y sus familias.

“Estoy hablando en nombre de mi comunidad latina”, expresó, Ceballos-Viner, al exhortar a los arizonenses a defender “el derecho que tenemos los contribuyentes de elegir la educación que queremos para nuestros hijos”, y no permitir que lo hagan los políticos.

Que protejan las escuelas

Por su parte, la representante de Poder a los Padres, Erika Araiza, cuestionó a la Gobernadora Hobbs porque “en lugar de querer eliminar el programa de becas ESA, que es un derecho de los padres y sus hijos, debería enfocarse en mejorar la seguridad en las escuelas públicas”, que en su opinión es sumamente deficiente y los niños están expuestos a actos de violencia, como ha ocurrido en varios planteles educativos.

“Es su obligación como principal autoridad de Arizona, le exigimos que proteja y de más seguridad a nuestros hijos que van a la escuela. Estamos aquí para abogar por nuestro derecho a una educación de calidad y escuelas seguras”, reclamó la activista latina.

Confrontación en altas esferas

Existe una marcada confrontación en las más altas esferas del Gobierno estatal, pues mientras la mandataria Hobbs quiere acabar con el programa de becas ESA, el Superintendente de Educación Tom Horne, quien en el pasado ocupó ese mismo puesto de elección popular, lo apoya y defiende abiertamente.

Incluso su dependencia, el Departamento de Educación de Arizona (ADE, por sus siglas en inglés) se encarga de aprobar y también tramita las solicitudes de dichas becas y, junto con la Tesorería del Estado, que encabeza Kimberly Yee, entregan los fondos mediante “vouchers” a los padres de los estudiantes becados.

“Estoy aquí con mis 5 hijos para defender nuestro derecho a una educación de calidad para ellos; los fondos de las becas ESA son nuestros y no pueden despojarnos de ellos”, expresó por su parte Becky Green, madre de familia de Mesa y defensora de ese programa que, a pesar de haber sido sometido a un “plebiscito” a finales del año pasado, a petición del gremio magisterial “Save Our Schools” (SOS), éste fracaso en su intento de reunir las 118,823 firmas necesarias para ser llevado nuevamente a las urnas.

A su vez, Ramona Carrasco, residente de Phoenix, dijo: “Gracias a las becas ESA, desde hace 7 años mi esposo y yo podemos darle a nuestra hija Bianca (una niña especial) la educación que necesita. Los fondos que recibimos nos permiten escoger para ella la escuela y la educación que consideramos más conveniente, no nos pueden quitar eso”.

Los participantes en la conferencia invitaron a los padres de estudiantes de kinder a high school que aún no han aplicado para esas becas, que lo hagan cuanto antes pero, sobre todo, que defiendan su derecho a elegir la educación que sus hijos necesitan.

En breves declaraciones a PRENSA ARIZONA al concluir el acto, el líder de la Casa de Representantes y autor de la ley del programa de becas ESA, Ben Toma, señaló: “Es mi propuesta, yo fui el creador, yo la elaboré para el bien de las familias arizonenses y sus hijos; esto no es un pleito contra la Gobernadora Hobbs, se trata de un derecho que vamos a defender”.