Diez guardias y cuatro reclusos fueron asesinados el domingo cuando hombres armados en vehículos blindados atacaron una cárcel estatal en Ciudad Juárez, fronteriza con El Paso, Texas, según funcionarios estatales.

Aproximadamente a las 7 de la mañana, varios vehículos blindados llegaron a la cárcel y hombres armados abrieron fuego contra los guardias, señaló la fiscalía de Chihuahua. Además de los fallecidos, otras 13 personas resultaron heridas y al menos 24 reclusos se fugaron.

Soldados mexicanos y la policía estatal recuperaron el control de la cárcel horas después. La fiscalía estatal dijo que su personal investigaba el incidente.

En agosto, un motín al interior de la misma cárcel se extendió a las calles de Ciudad Juárez, dejando a 11 personas muertas.

En esa ocasión, dos reclusos fueron asesinados al interior de la prisión y después presuntos pandilleros comenzaron a balear la ciudad, matando a cuatro empleados de una estación de radio que hacían una promoción en un restaurante.

Los actos violentos son frecuentes en las prisiones mexicanas, incluso en algunas en donde las autoridades sólo cuentan con control nominal. Los enfrentamientos suelen ocurrir entre reclusos de pandillas rivales, que en lugares como Ciudad Juárez actúan como facciones de los cárteles de narcotraficantes.

Poco después del ataque del domingo en la cárcel, la policía municipal fue atacada pero logró capturar a cuatro hombres después de una persecución, según el comunicado de la fiscalía estatal. Horas después, la policía mató a dos presuntos hombres armados que circulaban en una camioneta.