Adicción a las pantallas, una epidemia

Comparte este Articulo:

Image

Los dispositivos móviles, las redes sociales y los videojuegos son diseñados por neurocientíficos para crear adicción en sus usuarios. CORTESIA: Pexels / Jessica Lewis

Padres de familia, co responsables de los estragos generados por ésta conducta  

Cada vez son más comunes los casos de niños, jóvenes y adultos cuyo hábito a las pantallas está tan arraigado que se convirtió en una adicción tan fuerte que ya gobierna su voluntad, advierte la consultora familiar, Lelia Villa-McDowell.

Es tanto el tiempo que pasan en el teléfono, la tableta o la computadora navegando en las redes sociales, el internet o los videojuegos, señala la especialista con doctorado en Consultoría Familiar por la Universidad Anáhuac, que afectan su salud, sus emociones y sus relaciones tanto familiares como sociales; incluso, cuando interfieren con sus estudios o su rendimiento laboral, agravan su situación.

“Los niños y adolescentes de 10 a 18 años son más vulnerables a esta adicción a las pantallas, y es lamentable que en muchos casos sus padres no se dan cuenta o no quieren darse cuenta, porque es tanta su propia adicción que no dedican el tiempo necesario a sus hijos”, declaró Villa-McDowell en entrevista con PRENSA ARIZONA.

Información recabada por este medio sobre una investigación realizada por la Universidad Estatal de Nueva York, indica que más del 50% de los jóvenes observados declararon utilizar su smartphone más de 9 horas al día, mientras que los niños de primaria están en los videojuegos de 4 a 5 horas diarias.

Aunque oficialmente no ha sido declarada una enfermedad, hay quienes consideran esta adicción a las pantallas como una epidemia que continúa creciendo en personas de diferentes edades, que puede alcanzar hasta a pequeños de 2 años en adelante.

Primeros síntomas

La especialista, quien colabora como voluntaria en la oficina de Consultoría Vida y Familia, con sede en Phoenix, ofreciendo apoyo emocional a personas que solicitan estos servicios a los cuales por cierto en Arizona muchos hispanos no tienen acceso en por lo costosos que son, dijo que los primeros signos de alarma de adicción a las pantallas en un adolescente son la agresividad, discusiones en casa, desmotivación por los estudios y aislamiento social.

“Ante estos signos los padres no podemos quedarnos como si nada está pasando, lo primero y más importante es luchar contra su propia adicción a las pantallas, de esa manera empezará a darle nuevamente la atención y la ayuda que niño o adolescente necesita; sin duda será el gran inicio para rescatarlo de las garras de esa arraigada dependencia que tanto daño les causa a todos los miembros de la familia”, subrayó la terapeuta profesional.

Aseguró que nada les causara mayor alegría volver a pasar tiempo juntos, retomar las charlas que antes tenían y hacer lo que hacían antes como ir al parque, tal vez hacer carne asada, cuidar juntos sus mascotas y jugar algún deporte; en fin, cosas muy sencillas que retirará tanto a padres como hijos de los adictivos dispositivos, las redes sociales y los videojuegos en el que pierden tiempo muy valioso.

Diseñados para crear adicción

La doctora y conferencista queretana Lelia Villa-McDowell comentó que hace 10 años, en un congreso sobre tecnología, aprendió que los móviles, las redes sociales y los videojuegos son diseñados por neurocientíficos para crear adicción en sus usuarios, ya que los móviles, redes sociales y videojuegos tienen algoritmos pensados para “enganchar” especialmente a los adolescentes por ser los más vulnerables.

Esto lo han denunciado expertos que han trabajado para compañías como Google, Youtube, Facebook e Instagram, revelando que la adicción a las pantallas les genera dinero, pues en forma de publicidad promocionan sus productos o hasta venden a otras compañías datos sobre lo que los usuarios hacen.

Reiteró: “Los efectos de la adicción a las pantallas son preocupantes, pero hay soluciones disponibles como la educación sobre el uso saludable de los dispositivos , la realización de actividades fuera de la pantalla y, sobre todo, que los padres asuman su rol como los principales formadores y protectores de sus hijos, principalmente durante su niñez y adolescencia”.

Personas que requieren apoyo para superar la adicción a las pantallas u orientación de profesionales sobre diferentes situaciones que les afectan a ellos o sus familias, pueden solicitar información detallada sobre las consultas a bajo costo y en ocasiones gratuitas que ofrecen Lelia Villa-McDowell y otros especialistas llamando al (602) 618-4889.

Mantente Conectado

Ultimos Post

Categorias

Podcast


Acompañanos en nuestro Podcast

podcast

Comparte este Articulo: