Llaman a tomar conciencia

Comparte este Articulo:

La activista provida Mayra Rodríguez, denunció que “el aborto (provocado) destruye nuestras familias y nuestra cultura, es un negocio millonario que lastima y destruye a nuestras mujeres”.

Durante su discurso de 3 minutos antes de iniciar la Marcha Anual Provida, conocida en inglés como Arizona for Life March and Rally, organizada por la Arizona Life Coalition, la Diócesis de Phoenix y Voces Unidas por la Vida, la ex empleada de las clínicas abortistas Planned Parenthood advirtió que además de acabar con la vida los bebés, “el aborto causa graves danos físicos, psicológicos y emocionales las mujeres”.

Breve pero al grano, desde un templete en la avenida 7 y Washington, ante cientos de personas ahí congregadas y a punto de partir hacia el Capitolio Estatal para su manifestación por la vida, la ahora conferencista denunció que en esas clínicas abortistas lo primero y más importantes es convencer a las mujeres que se dejen hacer el aborto, para lo cual utilizan información falsa y tácticas de manipulación psicológica.

Su exposición fue corta, pero directa y contundente en contra de las corporaciones nacionales e internacionales como Planned Parenthood, empresa para la que trabajó 17 años en Glendale como laboratorista clínico, pero la despidieron cuando denunció malos tratos y negligencia contra las mujeres que se sometían interrupción de embarazo.

Tras su despido injustificado, en 2017 entabló una demanda civil contra la compañía mediante el abogado Tim Casey, y dos años más tarde, el 16 de agosto de 2019 se emitió el veredicto a su favor y un Jurado ordenó a Planned Parenthood indemnizarla con 3 millones de dólares.

Recalcando que el aborto es un jugoso negocio para Planned Parenthood y otras compañías, puesto que ganan buen dinero por cada aborto clínico que practican Rodríguez señaló que “para quienes defendemos y respetamos la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural, el aborto no es una opción”.

Dijo que es lamentable que hay muchachas jóvenes que al resultar embarazadas lo primero que piensan es en abortar, al creer falsamente que un bebé no deseado ni planeado “arruinará” su futuro y que será más difícil que obtengan un título universitario y tener una carrera exitosa; pierden de vista que ante todo un hijo es una bendición. 

Pidió a todos ser una voz para las decenas de miles de bebés que cada año son abortados en Arizona y alrededor del país, recordando que el aborto, aun con consentimiento, deja en las mujeres severos traumas, por tratarse de la interrupción de una vida humana.

Generación provida

Durante su recorrido por la Washington hacia el Capitolio los participantes en la marcha del sabado 15 de enero, en la que había hombres, mujeres y niños portando cartelones con mensajes de condena del aborto y en defensa de la vida; durante el trayecto unos rezaban, otros cantaban y otros gritaban consignas para dejar bien clara su firme convicción: “Somos generación provida”.

Resaltó la participación de niños, adolescentes y jóvenes quienes expresaron su rechazo al aborto reiterando ser generaciones nuevas dispuestos a defender la vida humana. 

Entre los participantes había muchos hispanos como la familia Ajas, integrada por Daniel y Sandra Ajas y 6 de sus 8 hijos, pertenecientes a la parroquia Santa Catalina de Siena, en el sur de Phoenix, quienes con hechos demuestran ser un matrimonio provida.

“Es falso que las familias pequeñas viven mejor, a nosotros ni a nuestros hijos nos hace falta nada; cuando tienes a Dios en tu corazón eres feliz y no les falta nada a ti ni a tu familia”, manifestó Daniel.

Otros que participando en la marcha por la vida ofrecieron su testimonio para desmentir que un hijo pueda ser “estorbo” para estudiar, terminar una carrera y disfrutar la juventud fueron Emmanuel Ajas y Salma Carrillo, que a sus 21 años de edad y con 9 meses de un embarazo no precisamente planeado ni  esperado, siguen trabajando y estudiando, convencidos de que su hijo fortalecerá su amor de pareja.

No cerrar los ojos

Los manifestantes provida se concentraron frente al Capitolio Estatal, donde hubo algunos discursos en los que repetidamente condenaron el aborto que desde que fue legalizado en los Estados Unidos ha cobrado la vida de aproximadamente 62 millones de bebes.

El Obispo Thomas J. Olmsted  recordó que ™el valor incomparable de cada persona humana se basa en el amor ilimitado de Dios∫.

Acusó que la vida humana, que empieza desde la misma concepción, enfrenta graves amenazas en nuestra sociedad, pero advirtió que la marcha anual de la Arizona Life Coalition y la Diócesis de  Phoenix afirma alto y claro que no cerraremos los ojos.

Pidiendo a todos no quedarse callados ante esas amenazas, el prelado señaló: ™Algunos llaman `atención médica’ al aborto, cuando en realidad está más cerca de Auschwitz∫, comparando de esa manera los asesinatos de bebés no nacidos con el Holocausto durante la II Guerra Mundial.

En una oración para cerrar sus palabras, Olmsted pidió a Dios ™el valor de luchar por el derecho a la vida de toda persona desde la concepción hasta la muerte natural∫.

Fue transmitido un video mensaje pregrabado del expresidente Donald Trump, quien a esa hora estaba en Florence para un mitin político con miras a su reelección. 

™Derecho a la vida: nadie ha progresado más que nosotros durante ese período de cuatro años y me siento muy honrado de haber ayudado tanto∫, expresó Trump durante el discurso de un minuto que fue aclamado por la multitud.

La manifestacion provida concluyo con el discurso de Aveda King, sobrina de Madrtin Luther King Jr., quien dijo estar ansiosa por participar en la ™marcha por la vida que va desde el útero hasta la tumba∫; confesó que su madre había considerado abortarla antes de que Martin Luther King Jr. le ayudara a cambiar de opinión.

Mantente Conectado

Ultimos Post

Categorias

Podcast


Acompañanos en nuestro Podcast

podcast

Comparte este Articulo: