Persisten injusticias contra inquilinos

Comparte este Articulo:

Residentes y propietarios del complejo de casas móviles Stagecoach y Lazy Daze Mobile Home Parks, aseguran estar cansados de malos tratos, abusos e injusticias por parte de los administradores y dueños del lugar localizado en la avenida 42 y Van Buren, al oeste de Phoenix.

Discriminación, cobros excesivos del agua, restricciones extremas y hasta ser expuestos a condiciones insalubres, son parte de las irregularidades que denunciaron a pesar de pagar a tiempo la renta del los terrenos donde están sus “trailas”, que oscila en promedio  alrededor de los $500.

Vecinos continuaron con su exigencia de que se ponga fin a las “condiciones de vivienda peligrosas y explotadoras” de las que se dicen víctimas desde hace por lo menos dos años cuando la propiedad fue comprada por estos nuevos dueños.

Durante una sencilla protesta a la entrada de ese complejo en la que portaban pancartas con consignas en inglés y en español de denuncias de supuestas injusticias, alrededor de una veintena de ellos pidieron a las autoridades tomar cartas en el asunto; aseguraron que son muchos los inconformes, pero no quieren hablar por temor a represalias por parte de los dueños y administradores.

“Ahora nos cobran hasta por los perros”, denunció Marcos Durán, quien lleva 8 años viviendo ahí con su esposa y 3 hijos.

“Antes vivíamos muy a gusto, los otros dueños no nos molestaba para nada mientras pagáramos nuestra renta  a tiempo”, expuso su esposa Griselda Núñez, quien dice que ahora tienen que pagar $25 por cada perro, que por cierto no puede estar en el patio sino encerrado o amarrado y también les prohíben tener brinca brinca o “carpas” en sus reducidos patios.

Por su parte Gloria Higuera, residente de ese lugar por 10 años, aseguró: “Otra cosa que muchos aquí sufren es por el cobro del agua, se pasan, a algunos les cobran hasta $500, a mi lo más que  han cobrado fueron $150, pero eso es mucho”.

No están solos

Los inconformes no están solos en su lucha contra lo que consideran verdaderos abusos y arbitrariedades por parte de Stagecoach and Lazy Daze Mobile Home Parks, y sus administradores; en esta nueva protesta estuvieron acompañados por la abogada Julie Gunnigle, quien los asesora legalmente.

La también ex candidata demócrata a la Procuraduría del Condado Maricopa resaltó que los quejosos no están solos, pues los respaldan organizaciones comunitarias como la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), la Campaña de la Gente Pobre de Arizona y la Asociación Nacional de Gente de Color, aglutinados bajo la Coalición Mobile Home Park.

En la manifestación estuvieron Verónica Monge, de la  Arizona Poor People ‘s Campaign; el pastor John Mireles de la League of United Latin American Citizens (LULAC); así como el también pastor Reginald Trotter, igualmente de LULAC.

Citando a cada una de estas organizaciones la abogada Gunnigle expresó: “Agradecemos a todos su apoyo a estas familias”.

Por su parte, el pastor Mireles aseguró que han indicios claros de que hay discriminación contra muchos de los que viven ahí, sobre todo contra los que no hablan inglés, “de lo que se aprovechan los dueños de la propiedad para hacerlos firmar contratos que no entienden bien”.

Por su parte Rosa Gálvez, denunció que a parte de los cobros excesivos del agua, que son hechos por los administradores de ese lugar, ya que llega un recibo para todo el complejo y ellos deciden cuánto cobrarles, últimamente ponen los contenedores de basura justo a la entrada de una o más viviendas, poniendo en riesgo la salud de sus moradores y de toda esa comunidad.

Mantente Conectado

Ultimos Post

Categorias

Podcast


Acompañanos en nuestro Podcast

podcast

Comparte este Articulo: