Tu teléfono suena… 

Comparte este Articulo:

Image

Cortesía: Freepik / Ilustrativa

Cortesa  JP Morgan Chase
Alejandra Molina Serrano, Gerente de Sucursal de Chase en Phoenix. Cortesía:  JP Morgan Chase

Parece un mensaje de texto de tu banco y es urgente 

Dice que necesitas enviar dinero a tu cuenta utilizando un giro bancario o pago digital como Zelle® para revertir una transacción fraudulenta. O te informa que hay actividad sospechosa en tu cuenta y que necesitas llamar a cierto número de inmediato para abordarla.

Si el mensaje es de tu banco, debe ser legítimo, ¿verdad?

Hacerse pasar por una institución financiera, una agencia gubernamental o una compañía de servicios públicos es una táctica de estafa común para obtener acceso a tus cuentas o información personal. Incluso los consumidores más cautelosos pueden ser víctimas, ya que los estafadores se han vuelto cada vez más sofisticados en sus esfuerzos por cometer fraude digital. 

Saber acerca de las trampas de los estafadores puede ayudarte a llevarles un paso de ventaja. Alejandra Molina Serrano, Gerente de Sucursal de Chase en Phoenix, nos habló de algunas estrategias comunes que es posible que veas.

Suplantación de identidad (spoofing)

Los estafadores pueden “suplantar la identidad” de los números de teléfono. Tu identificador de llamadas puede decir que la llamada o mensaje de texto es de tu banco, aunque no lo sea. A la larga, el estafador solicitará información personal o financiera, o te pedirá que envíes dinero.

Suplantación de identidad (phishing)

Suplantación de identidad (phishing) es cuando recibes un correo electrónico que parece confiable, pero te solicita llamar a un número fraudulento, responder al correo electrónico o visitar una página web e ingresar información personal. Es posible que te soliciten ver un adjunto, lo que luego proporciona a los delincuentes acceso a tu computadora si lo abres.

Inteligencia artificial (IA) o “ultrafalsos”

La tecnología inteligente permite a los estafadores duplicar voces familiares y engañar a los consumidores para quitarles dinero e información personal. Los estafadores se ganan la confianza de las víctimas al pretender ser un familiar cercano o amigo que necesita ayuda. 

Fraude de cheque 

Los estafadores pueden robar cheques escritos de buzones sin supervisión o si los depositas, pero no los desechas adecuadamente. Utilizarán químicos para borrar y reescribir los cheques para sí mismos, vender tu información personal o utilizarla para crear cheques falsos.

“Publicidad maliciosa”

Los estafadores colocan números de teléfono falsos en buscadores y anuncios por internet bajo los nombres de compañías legítimas como bancos o aerolíneas. Las personas llaman a esos números y las engañan para que compartan la cuenta u otra información personal. 

Cómo permanecer seguro

Según Alejandra, sé proactivo y evita volverte víctima al seguir estos consejos.

Elimina, bloquea e ignora llamadas o mensajes de fuentes que no reconozcas.

Protege la información de tu cuenta personal, pines de cajero automático, contraseñas y códigos de acceso que se usan una sola vez. Si alguien se comunica contigo y solicita esta información, especialmente si es alguien que afirma ser de tu banco, no la compartas con ellos.

Los bancos o las agencias gubernamentales nunca solicitarán información personal cuando se comuniquen contigo. Las agencias gubernamentales tampoco se comunicarán contigo por teléfono; probablemente recibirás una notificación por correo postal. Niégate a proporcionar tu información personal si alguien se comunica contigo por correo electrónico, mensaje de texto o teléfono.

No dejes que nadie te presione o amenace para que les proporciones información personal o dinero. Cuelga o no respondas.

Si alguien dice que debes actuar ahora mismo, detente y pregúntate: “¿Es así como actuaría una compañía legítima?” Si algo te parece “incorrecto”, probablemente lo sea.

Recuerda que las instituciones financieras nunca te solicitarán que te envíes dinero a ti mismo o a alguien más.  

No envíes dinero a alguien que no conozcas o por razones que no tienes claras: es posible que no lo recuperes.

Incluso si tu identificador de llamadas dice que una llamada o mensaje de texto es de tu banco, podría ser una estafa. Cuando dudes, cuelga o deja de enviar mensajes de texto y llama a tu banco directamente (utiliza el número que aparece en el reverso de tu tarjeta de débito).

No hagas clic en enlaces o adjuntos en un correo electrónico o mensaje de texto si no estás seguro de quién proviene, y mantente vigilante a los mensajes que soliciten acción inmediata de tu parte.

En lugar de ingresar el nombre de una compañía en la barra de búsqueda de tu navegador de internet, escribe la URL completa en la barra de dirección (por ejemplo, www.chase.com) para que visites directamente el sitio web seguro y verificado de tu banco.

Para evitar el fraude de cheque, considera enviar dinero electrónicamente o utilizar tu tarjeta.

Si escribes un cheque, utiliza un bolígrafo permanente para que la información sea difícil de borrar. Llena el espacio del beneficiario y de la cantidad de dólares completamente o dibuja una línea hasta el final del espacio. Firma los cheques de la misma forma cada vez y envía por correo postal los cheques desde dentro de la oficina postal.

Si llegas a ser víctima del fraude por internet, no te avergüences e infórmalo a tu banco. Además, cuéntales a tu familia y amigos acerca de tu experiencia para que ellos también puedan mantenerse muy alertos. 

Es posible que los estafadores se esfuercen mucho, pero los consumidores que están alerta e informados pueden detenerlos en seco. 

Para obtener más consejos de prevención de fraude y estafa, visita Chase.com/SecurityTips, www.ftc.gov, y en las redes sociales sigue la etiqueta “#banksneveraskforthat” para obtener más información.

Contenido patrocinado por JPMorgan Chase & Co.

Mantente Conectado

Ultimos Post

Categorias

Podcast


Acompañanos en nuestro Podcast

podcast

Comparte este Articulo: